Por Qué y Para Qué Sirven Las Estructuras Misioneras de Envío

Cada generación de la iglesia enfrenta el desafío de la  obediencia a la gran comisión: llevar el  mensaje del evangelio a toda criatura, en  cualquier rincón del  mundo, discipulando  en ese proceso a todas las naciones. Como todo desafío, éste ha requerido siempre de algún tipo de organización mínima para facilitar y estructurar la participación de las iglesias y sus miembros. Las organizaciones misioneras, dentro del seno de una iglesia local, a nivel denominacional o como una organismo interdenominacional, han surgido históricamente como estructuras que la iglesia ha creado y utilizado, para llegar hasta lo último de la tierra, con las buenas noticias del reino de Dios.

Misiones en el Libro de los Hechos

En el Nuevo Testamento, la i iglesia local, bajo la influencia del Espíritu Santo, es la  que comisiona y envía (Hch. 13:1-3, 14:24- 27, 18:22-23, I Tes. 1:8-9). La congregación en Antioquía, sirve de paradigmas para las iglesias involucradas en la obra misionera. Personas separadas por Dios y confirmadas por la iglesia local, son enviadas con su apoyo espiritual y en parte material, hacia las naciones de la tierra.

Fue también en Antioquía, que el cumplimiento de la tarea dio a luz una nueva expresión dentro del cuerpo de Cristo: los equipos misioneros apostólicos. Estos vendrían a ser una manifestación más movible de la iglesia misma. Es a partir de allí, que vemos a dos grupos claramente definidos en acción: la iglesia local, con una estructura más fija, establecida en una ciudad o población determinada (Jerusalén, Antioquía, Filipos, etc.) y un cuerpo móvil, los equipos misioneros apostólicos (Pablo, Silas, Lucas, Tito, etc.).

En el libro de Hechos, estos equipos misioneros estaban ligados a la iglesia local y el mismo tiempo gozaban de autonomía. Pablo y sus compañeros tenían la libertad, bajo la guianza del Espíritu Santo, de definir las rutas de los viajes misioneros, tomar decisiones de campo, organizar las iglesias y cultivar su propia espiritualidad. Esteban vinculados a las iglesias, sometiéndose e informando a ellas de su trabajo; mientras un grupo de congregaciones cooperaba y ayudaba en el quehacer misionero que ellos realizaban (Ro.15:24, Fil. 1:4-7, 4:14-19).

 
Estructuras Misioneras y la Historia de la Iglesias

En tanto la iglesia primitiva vio el nacimiento de equipos misioneros semiautónomos que recorrían el mundo antiguo predicando el evangelio, la edad media vio a las órdenes religiosas tomar la antorcha de las misiones mundiales. Dentro de la etapa protestante de la Iglesias tomó cerca de 300 años, a partir de la Reforma, para que la participación misionera de los miembros entrara en un periodo activo.

William Carey, recordado como el padre de las misiones modernas, decidió en 1792 que se necesitaban medios organizados para acercar a los creyentes y a las iglesias a las realidades de los perdidos.

Los medios organizados a los que é1 se refería, son lo que ahora conocemos como sociedades o agencias misioneras. La sociedad misionera fundada por Carey para ayudarle a llegar a la India, fue la primera de cientos de organizaciones que surgirían en los siguientes dos siglos para servir al Señor y a su Iglesia en la expansión del evangelio.

 
El Movimiento Misionero Latino y las Estructuras de Envío

En esta etapa de la historia de la gran comisión, el Señor llama a su iglesia en América Latina a dejar de ser un campo misionero y a participar como fuerza misionera. Nos toca a nosotros responder al mismo desafío de los siglos pasados: obedecer su Palabra y organizarnos (bajo su gracia!). La participación de nuestras iglesias locales, en la colocación de misioneros a largo plazo, en los campos no alcanzados, demanda de nosotros, un mínimo de estructura y organización. Hoy en día, a lo largo del continente, surgen estructuras de envío que responden a distintas clases de iniciativas: iglesias locales, que se organizan para colocar un equipo misionero en alguna nación, juntas misioneras denominacionales, que se fortalecen para participar más activamente en la evangelización mundial y agencias interdenominacionales, sirviendo a distintas congregaciones con el único anhelo de honrar el nombre del Señor entre los que aún no le han escuchado.

Después de años de movilización misionera a lo largo de las naciones iberoamericanas, la hora del protagonismo en el envío de un mayor y bien capacitado contingente de misioneros, se deja mirar en el horizonte. Es tiempo de anticipar esos días, fortaleciendo de manera responsable el área de envío, sostenimiento, pastoreo y asesoría de misioneros.

En las próximas ediciones estaremos explorando las funciones de una estructura de envío, su relación con la iglesia local y la necesidad de construir un ambiente de cooperación entre todos los elementos involucrados en la tarea de enviar obreros hasta lo último de la tierra.

Para mayor información sobre las estructuras misioneras de envío, escribir a: COMIBAM.org 

  
Por: Allan Matamoros

Fuente: http://www.comhina.org

Pin It