Lección 9 – La Familia De Abraham: Una Gran Nación

1004140027

La segunda vez que se usa la palabra nación (gôy gôy)  “o goyyim” en la Biblia está en Génesis 12:2.

Génesis 12:1-3  Pero Jehová había dicho a Abraham: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. Aquí se ve una profecía que tiene que cumplirse.

Dios nos revela otra parte de su estrategia. No pudo destruir la humanidad y empezar de nuevo como hizo con el mundo en los tiempos de Noé. Esparció a las personas en todas partes con idiomas distintos. Lo hizo para que tal vez algunos le busquen. (Hechos 17:26) Dios tuvo que usar un hombre para llevar su mensaje a la gente del mundo. Lo hará por expansión de la población, por medio de viajes, por atraer a la gente al pueblo de Israel por la forma en que ellos adoran al Dios verdadero y por conquista.

Gen 21:12-13  Entonces dijo Dios a Abraham: No te parezca grave a causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia. Y también del hijo de la sierva haré una nación, porque es tu descendiente.

Los Rawat, País: India, Población: 640,000, Estado de Alcance: No Alcanzados

El evangelio fue anunciado a Abraham, según Gálatas 3:6-9. Así Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia. 7  Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham. 8  Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles,

Dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones. 9  De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham.

Dios prometió a Abraham en Génesis 12:1-3, bendecir por medio de su descendencia “a todas las familias de la tierra”. Después Dios repitió su promesa cuando Abraham obedeció la orden de sacrificar a Isaac. “En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.”

Gen 1:28  Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra.

Aquí vemos el deseo de Dios para llenar y extender Su creación en la tierra numéricamente. Entonces desde el principio Dios tiene el deseo de llenar toda la tierra con su gente quienes están conectados con Él. Todo eso es para que Dios cumpla sus palabras, sus pactos con los hombres y su creación la cual ama.

Cuando los hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet fueron por los rincones de la tierra, olvidando la lección del diluvio. Ellos querían esconderse de Dios adorando a otros dioses y en la construcción de sus ciudades, imperios y dinastías. En todos sentidos llegaron ser paganos, (gôy gôy)  “goyyim”, perdidos.

En todos los sentidos una etnia no alcanzada es una nación perdida. Un grupo de personas que tiene un linaje en común pero alejado de Dios.

 

Definición Oficial De Etnia Según Los Misionologos:

¿Que es una Etnia o grupo étnico? “Una etnia es una población de gente con un número suficientemente significativo para considerar que sus miembros tienen una afinidad en común como idioma [GRUPO ETNO-LINGÜÍSTICO], religión, costumbres, tipo de residencia, ocupación, clase, casta o situación; o una combinación de ellos GRUPO ETNO-CULTURAL.” Otros nombres: clanes, tribus, grupos de gente, pueblos o naciones

Desde el punto de vista de comunicar el evangelio, una etnia (grupo étnico) es: “El más grande grupo de personas en que puede fluir el evangelio naturalmente sin encontrar barreras de entendimiento o aceptación por causa del idioma, geografía, cultura etc.

!Foco! El poder del PENSAMIENTO PUESTO EN EL GRUPO HUMANO por John D. Robb. Una publicación de MARC. (1989) ISBN 0-912552-66-2

 

 

Ahora regresa a las páginas anteriores y vea otra vez la Gráfica De Las Barreras Del Evangelio. 

En el Antiguo Testamento, los descendientes de Abraham (los Israelitas) no fueron precisamente instrumentos que llevaron esta promesa a todos los grupos étnicos (naciones) de la tierra. Al contrario, ¡desobedecieron a Dios y adoraron a los ídolos de sus vecinos!. Entonces, podemos ver que los israelitas, por su desobediencia, no llegaron a ser el instrumento de Dios para llevar la bendición a las naciones (etnias).

Las naciones fueron creadas por Dios, esparcidas por Dios, castigadas por Dios, amadas por Dios. La soberanía de Dios se extiende a todas las personas, y todos le pertenecen a Él. Todos deben regresar y reconocer que Él es su único creador y padre.

Salmos 103:19  Jehová estableció en los cielos su trono, Y su reino domina sobre todos. 

Salmos 24:1  Salmo de David. De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan. 

Salmos 47:2  Porque Jehová el Altísimo es temible; Rey grande sobre toda la tierra. 3 Él someterá a los pueblos debajo de nosotros, Y a las naciones debajo de nuestros pies. v.8  Reinó Dios sobre las naciones; Se sentó Dios sobre su santo trono. Todas las naciones son de Dios. 

Isaías 19:24  En aquel tiempo Israel será tercero con Egipto y con Asiria para bendición en medio de la tierra; 25 porque Jehová de los ejércitos los bendecirá diciendo: Bendito el pueblo mío Egipto, y el asirio obra de mis manos, e Israel mi heredad.

Dios es el Dios de todos, Israel, y las otras naciones (etnias) que se han alejado de Él, y el propósito de Israel es llevar el mensaje de Dios a los alejados.

El propósito de Dios es redimir al mundo. Éxodo 6:6  Por tanto, dirás a los hijos de Israel: Yo soy Jehová; y yo os sacaré de debajo de las tareas pesadas de Egipto, y os libraré de su servidumbre, y os redimiré con brazo extendido, y con juicios grandes..

Pero cuando Dios dispone algo, nadie lo detiene. Isaías 49:6 declara, “… también te di por luz de las naciones, para que seas mi salvación hasta lo postrero de la tierra.” La promesa, es decir, la salvación eterna, llegó no por medio de la nación entera de Israel, sino por un solo israelita descendiente de Abraham, Jesús, el Hijo de Dios. Este es el Mesías, el Rey Ungido por Dios que trae la bendición a todas las naciones.

Jesucristo vino a cumplir el plan eterno de Dios. La última orden que dejó con sus seguidores era ir y hacer discípulos a todas las naciones. Esto cumple la antigua promesa de Dio a Abraham.

Pin It