Lección 4 – Base Bíblica de Etnias

1007040064

Cada persona pertenece a una etnia. Tu y yo, toda persona es de una etnia. Todos somos una familia. Todos somos creación de Dios. Dios es nuestro Padre. Cada persona en el mundo proviene del mismo linaje que fue Adán, quien fue una creación de Dios. 1 Corintios 11:11-12  Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón; porque así como la mujer procede del varón, también el varón nace de la mujer; pero todo procede de Dios. 1Co 15:45  Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente.

Desde aquel entonces las personas se han separado entre miles de etnias hablando miles de idiomas alrededor del mundo. Pero todos son responsables a su creador y en lo más profundo de su corazón saben que Dios existe.

Romanos 1:20  Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pero no saben como regresar a Dios.

2 Corintios  5:18-19  Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; Que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.

Los Chhetri de Nepal, India, Bangladesh, Población: 4,393,492, Estado de alcance: No Alcanzado 

Hebreos 2:9-18  Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos. 10  Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar  muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos. 11  Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos, 12  diciendo: Anunciaré a mis hermanos tu nombre, En medio de la congregación te alabaré. 13  Y otra vez: Yo confiaré en él. Y de nuevo: He aquí, yo y los hijos que Dios me dio. 14  Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, 15  y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. 16  Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. 17  Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. 18  Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.

Pin It