En Evangelismo Mundial, Comprométete a Terminar La Carrera

a_termina_carreraVivir una perspectiva mundial no será fácil. Tu mayor oposición puede venir de creyentes que aman a Dios, pero quienes nunca han captado ni un poco de Su plan de largo alcance. Puede ser que seas el único orando, el único yendo, el único con carga. No dejes que eso te detenga.

Greg Livingstone, en un manuscrito de “Volviéndose Imparable” escribe: “Muy poco pasa en la obra de Dios, hasta que Dios levanta un hombre o una mujer que rehusa detenerse antes de alcanzar lo que Dios ha puesto en su corazón. El mundo ha entendido claramente que la motivación, la determinación, la pasión, la visión, el sueño, el hambre, el motor, los pantalones, las ganas (llámalo como quieras), es por mucho, el mayor factor que resulta en quién logra algo y quién no”.
“¿Has corrido en una carrera? Yo era un corredor lento, así que me sorprendí cuando el equipo de mi escuela me invitó a ser el tercer corredor del equipo en una competencia de 400 metros planos con otras escuelas. Me explicaron que las seis escuelas participantes deberían inscribir cuando menos tres corredores, y solo había dos buenos en la mia. Con empezar la carrera sería suficiente, ni siquiera era necesario terminarla. Con eso lograría que quizá nuestros dos corredores rápidos ganaran primer y segundo lugar”.
“Me hicieron sentir muy mal. No querían que corriera, solo querían un cuerpo presente que satisfaciera las reglas. Sin embargo, por lealtad a la escuela me presenté vestido apropiadamente el día de la carrera. El insulto fue añadido a la injuria, pero como quiera, en lugar de la típica formación donde se adelanta a unos para equilibrar las distancias en la pista, los jueces pusieron a los dieciocho corredores de las seis escuelas en una linea recta. Allí estaba yo, el número dieciocho, en el carril exterior, ¡en el punto más difícil y visible de todos! Bueno, me enojé, estaba muy enojado, y solo para mostrarles a todos (al equipo, al entrenador y a los jueces), me propuse ganar la carrera”.
“Hasta este día, nadie sabe si arranqué antes del disparo. Arrojé hacia atrás los blocks de arranque y me dirigí hacia la parte interior de la pista. Cuando pasé la marca de media distancia, pude oir a mi entrenador preguntarse ‘¿Qué está haciendo Livingstone al frente?'”
“Bueno, no necesito decirlo, un buen entrenamiento y una habilidad congénita normalmente son mejores que la pura determinación. Nuestros dos mejores corredores pronto me pasaron, al igual que otro corredor, pero ¡llegué a la meta en cuarto lugar! Llevé puesto el listón amarillo por las siguientes dos semanas para probárselo al que lo dudara”.
“Esta determinación es de la que habla el apóstol Pablo cuando habla de correr para ganar. ¿Es así como corres la vida cristiana? ¿Eres un imparable? Cuando los Goliats del islam, del budismo y del hinduismo desafían la supremacía del Dios único y verdadero, como lo hacen hoy, con toda la determinación del joven David bien metida en tu ser, te propones en tu corazón ir, aun si nadie más va tras ese Goliat?”
“Cualquiera puede subirse al tren de las misiones cuando la iglesia ha visto mucho éxito. Pocos se animan a llevar el evangelio a los musulmanes ante cien años de aparente fracaso. Dios está buscando a aquellos que están llenos de su espíritu de valor y de la determinación de enfrentar lo imposible cuando parece que todos los demás han perdido el valor y la determinación”.

Escrito por Greg Livingstone

Fuente: http://www.comimex.org

Pin It