Cómo Orar Con Fervor Y Eficacia Por Los Misioneros

Como orar por los misioneros

“Dios, bendice a los misioneros y provee para sus necesidades” es la oración que generalmente repetimos todos los días. El deseo de orar por los misioneros es real, pero esta clase de oración no es eficaz, la oración ferviente a la que se refirió el apóstol: “La oración eficaz del justo puede mucho” (Santiago 5:16). La oración intercesora de poder es informada, específica, fiel, e inspirada por el Espíritu.

ORE CON CONOCIMIENTO

Infórmese acerca del misionero
Indague todo lo que pueda acerca del misionero por quien orará. Lea sus noticieros. (Su iglesia debe recibir cartas o notas electrónicas de los misioneros con información actualizada.) Si es posible, mantenga correspondencia con el misionero. Cuando los misioneros visiten su iglesia, planee un tiempo de camaradería e invítelo a comer. Conocer al misionero personalmente y por nombre, lo ayudará a orar por él o ella de manera específica. Conocer algunos detalles acerca de su vida y personalidad lo ayudará a tener un mejor conocimiento de sus necesidades y visión para el ministerio.
Infórmese acerca de la naturaleza de la obra del misionero
Hay una gran diversidad de responsabilidades y ministerios que cumplen los misioneros. Pueden servir como evangelistas, fundadores de iglesias, maestros de Biblia, administradores, médicos, enfermeras, o escritores. No importa la responsabilidad, todos tienen la misma meta: traer las almas perdidas al reino de Dios. La información acerca del ministerio que desempeña el misionero lo ayudará a orar de manera más específica.
Infórmese acerca de la labor del misionero en el campo
Lea información general acerca del país donde sirve el misionero. Busque libros en la biblioteca local. Aproveche también la literatura que ofrece Misiones Mundiales u otra Organización. El conocimiento de la cultura y las condiciones en que trabaja el misionero puede ayudarlo a entender mejor las necesidades de oración. Marque en el mapa el país y la ciudad donde sirve el misionero. Si oye acerca de un terremoto, una inundación, o de problemas políticos en el país, un estudio del mapa lo ayudará a determinar si el misionero está cerca de la zona afecta y que tal vez requiere de inmediata oración intercesora.

1. Ore de manera específica
Considerando que el ministerio del misionero y las circunstancias son únicas, cada misionero tendrá sus propias peticiones de oración. Estas peticiones posiblemente se mencionarán en la carta que se reciba de él, o tal vez se mencionen del púlpito. Asegúrese de escribir las necesidades especiales que se mencionen.

2. Ore por la salud del misionero
Los misioneros trabajan muchas horas, mantienen horarios difíciles, y muchos viven en climas poco hospitalarios. Las comidas exóticas y el agua pueden provocar enfermedades. La higiene muchas veces no es la mejor. En muchos casos no se cuenta con ayuda médica inmediata. Ore que el misionero puede tener descanso, alimentación, y fuerzas adecuadas para el trabajo.

3. Ore por la seguridad del misionero
Muchos misioneros tienen que viajar constantemente como parte de su trabajo. El medio de transporte puede ser un avión o un caballo. Algunos deben moverse en ciudades muy pobladas y con un tráfico muy arriesgado; otros viajan en rutas agrestes o senderos en las montañas. Un accidente puede causar heridas, demoras en el ministerio, complicaciones legales, o muerte. Ore por la seguridad del misionero. En muchos lugares del mundo se vive la amenaza del terrorismo. Las fuerzas que se proponen detener la propagación del evangelio se confabulan contra el misionero. Ore que haya paz en las áreas de conflicto y que Dios proteja a sus hijos.

4. Ore por el buen éxito del ministerio del misionero
Los misioneros necesitan visa para entrar en la mayoría de los países. Cuando quieren comenzar una nueva obra o un proyecto de construcción, con toda seguridad necesitarán un permiso especial. Ore que la obra de Dios no sea obstaculizada por la burocracia o por personas que no están dispuestas a ayudar. En muchos países, las tareas de todos los días pueden ser demoradas y frustrantes. Uno puede tardar horas para hacer algo tan sencillo como las compra en el supermercado o el envío de una encomienda por correo. Ore que los misioneros puedan tener el conocimiento y contar con los recursos necesarios para realizar su trabajo con rapidez y eficacia. Ore que nunca les falte el alimento y lo necesario para otras necesidades.

5. Ore por las necesidades espirituales del misionero
El hecho de haber respondido a un llamado, no quiere decir que el misionero sea un súper santo. Ellos necesitan la presencia de Dios que constantemente los anime, la sabiduría de Dios que los dirija, y la unción de Dios que los ayude a desarrollar un ministerio eficaz. Un misionero tiene grandes responsabilidades. Debe alimentar a los que tienen hambre espiritual. Con frecuencia se les pide consejo y orientación en situaciones difíciles. Tales demandas agotan su reserva espiritual. Ore que dependan del Espíritu Santo para ser renovados y que establezcan una relación de apoyo con los demás misioneros.

6. Ore por las necesidades emocionales del misionero
En un momento u otro el misionero se sentirá atacado por la soledad y la nostalgia. Mientras la familia en sus propios países celebra nacimientos y bodas, el misionero puede gozar la experiencia una vez que ya ha sucedido. Los misioneros que sirven en regiones apartadas muchas veces están solos durante las festividades. Ore que Dios envíe su Espíritu Santo y amigos especiales que los animen en los momentos difíciles. Como todas las personas, el misionero también experimenta frustraciones, temor, y desánimo. Ore que encuentre las maneras adecuadas de desahogar esas emociones y que encuentre apoyo en otros creyentes.

7. Ore por la adaptación cultural del misionero
Todo país tiene sus propias costumbres, leyes, expresiones, estilos, y maneras. Lo que se considera propio en un país puede ser ofensivo en otro. Para tener un ministerio eficaz, el misionero debe apreciar y adaptarse a la cultura de la gente a quien sirve.

8. Ore por las relaciones familiares del misionero
Un ambiente desconocido y un estilo de vida diferente, y la falta de vías de desahogo, puede causar tensiones aun en los matrimonios más sólidos. Un matrimonio bajo presión obstaculiza el ministerio. Ore que cada matrimonio misionero mantenga buena comunicación y gozo en su relación.

9. Ore por los hijos de los misioneros
Financieramente y emocionalmente puede ser difícil para los padres proveer a los hijos de estabilidad en el hogar y una buena educación cuando se vive en otra cultura. Los hijos a veces deben ir internos a una escuela, generalmente en otro país. Esas separaciones son difíciles para toda la familia. Ore que Dios dé sabiduría a los padres para criar a sus hijos. Ore que los hijos desarrollen sólidas relaciones de amistad con otros jóvenes cristianos y con el Señor. Ore también por los hijos de misioneros que ya son adultos. Quienes vuelven a sus países para estudiar en la universidad o para trabajar y que enfrentarán la separación de sus padres y un difícil tiempo de ajuste cultural.

10. Ore por los misioneros solteros
Los misioneros solteros enfrentan los mismos desafíos que sus colegas casados, pero están solos y la soledad se agudiza aún más. Ore que la presencia de Dios los reconforte.

11. Ore por las relaciones entre misioneros
Los ministros que viven en los Estados Unidos, o sus propios países pueden seleccionar las personas con quienes quieren mantener amistad. Los misioneros que están en el campo no tienen ese privilegio. Cuando las personas trabajan juntas todos los días, las diferencias de opiniones pueden convertirse en un asunto de mayor importancia. Ore que los misioneros puedan trabajar juntos en unidad y comprensión.

12. Ore por las relaciones del misionero con los ministros del país
Muchos misioneros sirven en áreas donde el mensaje del evangelio no es aceptado y es malinterpretado. Los inconversos podrían responder con sospecha y hostilidad. Es posible que aun entre los creyentes el misionero pudiera tener dificultad para establecer relaciones. En algunos países donde la iglesia nacional es fuerte y está bien organizada, el misionero puede trabajar como maestro, evangelista, o fundador de iglesias bajo la dirección de los líderes nacionales. Para los misioneros que han dedicado muchos años de su vida a funciones de liderazgo, el cambio de trabajo requerirá algunas modificaciones. Ore que los misioneros mantengan un espíritu de amor y de servicio.

13. Ore por los misioneros durante su gira de visitas a las iglesias
El regreso a casa para visitar iglesia puede ser una etapa muy difícil para los misioneros. “El hogar” ha cambiado mientras ellos estuvieron lejos. Algunos miembros de la familia han nacido y otros han muerto. La iglesia que los respalda tal vez tiene un nuevo pastor o tal vez hay muchos miembros que ellos no conocen. La moda, la música, y también la manera de hablar cambió mientras ellos estuvieron lejos. Los estilos de adoración y la duración de los servicios son muy diferentes. Los misioneros podrían sentirse muy confundidos y posiblemente necesitarían un tiempo para adaptarse a los cambios. El tiempo de visita a las iglesias no es una vacación. Debe visitar cada iglesia que lo apoya para reunir el financiamiento de un nuevo presupuesto. Para la mayoría de las familias, esto significa que el padre viajará y la madre se quedará en casa para cuidar que los niños vayan a la escuela. Para los hijos, ir a una nueva escuela y establecer nuevas amistades puede ser una experiencia difícil e intimidante. Ore que Dios dé fortaleza, comprensión, y adaptabilidad a los misioneros durante el tiempo que pasen en su país.

14. Ore fielmente
Muchas iglesias se enfocan en la oración por los misioneros durante las convenciones o cuando un misionero visita la iglesia. Algunas oran cuando reciben una carta desde el exterior. Pero si no reciben información con regularidad, suponen que el misionero no necesita oración. La falta de noticias no significa necesariamente buenas noticias. Es posible que la correspondencia se atrase o hasta se extravíe por muchas razones, aún las que siguen: la enfermedad y hospitalización del misionero, una huelga del servicio de correos, un empleado de correos que roba las estampillas y se deshace de la correspondencia, y una guerra civil que detiene el servicio de correos. Por eso no deje de escribir, aunque no reciba respuesta. Aunque hoy tenemos la ventaja de la informática muchas veces también esto se hace complicado en el envío de mails. Ore por los misioneros sea que estén viviendo un avivamiento o que no tengan mucho progreso del cual informar. En algunos países, muchas personas vienen a Cristo. Los misioneros en esos lugares necesitan oración para poder realizar una eficaz obra de discipulado. En otras partes del mundo, hay pocos que se convierten o sencillamente no hay conversiones. En esos lugares los misioneros están sembrando la semilla del evangelio, y necesitan oración especial para perseverar.

15. Siga la dirección del Espiritu Santo.
Un misionero tuvo que pasar la noche en el instituto bíblico de las Asambleas de Dios de otro país. En ese lugar se había desatado una guerra civil, y la escuela estaba en el centro mismo del conflicto. Los edificio estaban marcados con el impacto de balas, y en cierto momento la manzana que el misionero tenía en la mano fue atravesada por un proyectil. Él sabía que su vida peligraba porque si los guerrilleros lo encontraban, lo ejecutarían. Durante la noche, el Espíritu Santo dijo a un ministro en Arkansas que debía orar. Varias veces el Espíritu Santo lo despertó con el pensamiento de que este misionero estaba en peligro. Cada vez se levantó y clamó al Señor por la protección de este misionero. En el lugar del conflicto, los ejércitos se detuvieron en los límites de la propiedad del instituto bíblico. Los edificios no sufrieron mucho daño, y el misionero estaba a salvo. Él atribuye su protección a la oración. Cuando el Espíritu Santo nos dirige a orar por un misionero, debemos obedecer de inmediato. Su oración puede salvar una vida.

Autor: ANÓNIMO

Fuente: http://idportodoelmundo.com/html/articulos/comoorar.html

 

Pin It